4 secretos para seguir adelante

En una de sus últimas giras, Bruce Springsteen cantó “Born to Run” como marcha fúnebre. Este podría ser el himno de los corredores que acumulan millas, rodilla, tendón y dolor de espalda. Para Thomas Best, médico y codirector del Hospital Universitario de la Universidad de Ohio, “no es inevitable”.

1. – Cimientos de hormigón

Los pies fuertes y los músculos estabilizadores son la condición sine qua non. Los dos ejercicios ofrecidos por Michael Smith, un entrenador de la Universidad de Kansas, le ayudarán a eliminar los desequilibrios antes de la lesión.

Desarrolle los dedos de los pies. Coga una pelota de golf con los dedos de los pies. Haga 3 series de 10 repeticiones si es posible, pero deténgase si siente una molestia fuerte en el arco del pie. Practique en la oficina o frente al televisor.

Alfabeto y equilibrio. Descalzo, párese sobre un pie y levante el otro a unos 30 centímetros del suelo. Usando letras grandes, escriba el alfabeto con el pie en el aire, imagine letras de tamaño respetable.

2. – Ganar velocidad al caminar

Camine de 30 segundos a 2 minutos por milla y media al final de su trote. Esto evitará que sus músculos se fatiguen aún más, según Jeff Galloway, antiguo participante en los Juegos Olímpicos y autor de “Running Until You’re 100” (Correr hasta los 100 años). “A menudo veo que mis corredores tardan al menos 13 minutos menos en correr una maratón porque están mucho menos cansados”, explica.

3. – Los músculos no siempre están mal

Para William Kraemer, doctor y profesor de fisioterapia en el Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad de Connecticut, correr rompe los músculos: “Levantar la barra de pesas regenera los músculos y los tendones, fortaleciendo las articulaciones y los músculos. Pase de 60 a 90 minutos en dos o tres sesiones a la semana fortaleciendo sus músculos para contrarrestar el efecto destructivo de correr”.

4. – Conócete a ti mismo

Analizar su ritmo le permitirá cortar de raíz muchos pequeños problemas. Roy Lidtke, un cirujano de pie que enseña en la Universidad de Des Moines en Iowa, le aconseja que se acerque a un hospital universitario. Si hay un estudio en el que usted puede participar, seguramente aprenderá mucho durante el mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here