Su encanto natural no es suficiente: el mercado de la seducción es un campo de batalla donde sólo sobreviven los mejores. La programación neurolingüística, o PNL, te ofrece algunos trucos para seducir a las mujeres de forma sutil y sobre todo efectiva.

Seducir a una mujer con PNL

1- Conseguir una cita

El truco: instrucciones ocultas.

Los hechos: en 2010, ya no hipnotizamos ordenando “dormir, lo quiero”, poniendo ojos grandes. Es el aire de la nada en una conversación normal el que nos permite lanzar los mejores hechizos. Experimentos en la Universidad de Harvard, por ejemplo, han determinado que las instrucciones ocultas (mensajes camuflados en frases inofensivas) pasan por alto los filtros críticos del cerebro y se asientan silenciosamente en la mente subconsciente. Es como infiltrar un pequeño caballo de Troya en la cabeza del objetivo.

Acción: Las órdenes ocultas son comunes en la publicidad. “Porque tú lo vales” envía al cerebro cansado de la ama de casa las palabras del amante que no tiene: “Tú me importas”. “De la misma manera, intente una frase como: ¿Aún nadie te ha invitado a cenar en X’sitio?. No es normal, es el mejor restaurante de la ciudad”. Asociará esta posible cena con una mejora de su estatus.

O: “Es increíble cómo recordamos mejor las películas que vimos en la pantalla grande. Además, deberíamos ir al cine alguna vez”. No lo lleves al cine con Brad Pitt o Clooney….

Bono: Usa órdenes ocultas para conseguir lo que quieres en el trabajo. Según Nick Kemp, especialista en PNL desde finales de la década de 1970, las agencias de empleo aumentan su tasa de éxito en un 300% simplemente sugiriendo que sus clientes se visualicen a sí mismos trabajando con ellos.

2- Ser considerado el hombre ideal

El truco: la palabra clave.

Hechos: Saber leer entre líneas es más fácil de lo que parece. Un estudio del Social Issue Center de Oxford ha demostrado que, si bien es posible camuflar los sentimientos controlando el habla y las expresiones, parte de nuestro inconsciente siempre reaparece a través del lenguaje corporal y de ciertas palabras clave.

Acción: las palabras que usa con frecuencia o en las que se centra son sus “palabras para hacer clic”. “Hay muchas maneras de construir una relación con otros a través del lenguaje hablado, por ejemplo, usando un vocabulario que corresponde a su metaprograma, y sincronizando los términos sensoriales que usa como ver, oír, sentir”, dice Steve Bavister, autor de The NLP Instructions for Use (ed. Leduc.s).

Cuando ella escucha que usted usa sus términos, siente que usted la entiende y que sus palabras son dignas de confianza. Por ejemplo, si a menudo utiliza los adjetivos “grande” o “increíble” para describir a las personas que ama, reutilícelos en sus preguntas. Cuanto más usas sus palabras, más fuerte es la conexión entre ustedes, y mayores son las posibilidades de pasar una noche “grandiosa” e “increíble” con ella….

Bono: Ideal para obtener un aumento al verse como si no lo estuvieras esperando. Un estudio de la Universidad de Texas ha demostrado que es más probable que su jefe le dé un aumento si cree que reconoce en usted una forma de pensar similar a la suya. Obsérvalo bien y reacciona como él, usando sus “palabras de clic”.

3- Enloquecerla con un chasquido de sus dedos

El truco: anclar.

Hechos: El principio básico es similar al de Pavlov: combinar un estímulo con una emoción agradable y usar estos reflejos condicionados. Una vez que su cerebro ha vinculado este estímulo a su placer, todo lo que tienes que hacer es sacarlo, como una campana, para crear el efecto deseado.

La acción: empújela, como si fuera un juego, para que le cuente sobre un momento perturbador (una tórrida aventura de una noche, una situación muy romántica). Ponga música especial o tóquela de una manera inusual. Estos anclajes deben ser reproducibles, porque es en el próximo uso que se sentirá el efecto.

Bonificación: Probablemente ya estés anclado, pero negativo: si pasas dos horas al día en transporte publico, la simple mención de la palabra “metro” puede ponerte bajo estrés. El psicólogo Joseph Messinger (Les Gestes antistress, ed. First) le aconseja sobre un ejercicio. Equipado con un cronómetro, cierre los ojos, encienda el cronómetro y empiece a contar hasta 60. Cuanto más cerca esté su evaluación del tiempo transcurrido de la realidad (entre 45 y 75 s), más control tendrá usted.

4- Construyendo confianza

El truco: hipnosis conversacional.

Hechos: La comunicación verbal y el lenguaje corporal son confusos. En la década de 1950, el filósofo Noam Chomsky argumentó que para entender lo que la gente quiere decir con sus palabras o acciones, nuestros cerebros constantemente hacen suposiciones rápidas.

De hecho, no tenemos más de medio segundo para interpretar lo que se nos dice. Es este medio segundo que usted puede utilizar para hacer toda la diferencia.

Acción: dejar las insinuaciones y la ambigüedad verbal a los demás. Para confundir realmente a su interlocutor, los grandes seductores utilizan la ambigüedad gestual para rellenar los espacios en blanco mientras preparan su respuesta.

Pregúntele, por ejemplo, si alguna vez ha conocido a alguien en quien confía completamente, y al hacerlo, dirija su atención sutilmente a usted. Manténgase sutil, por ejemplo, tocando el torso con la mano. El subtexto es, por supuesto, que tú eres el hombre de confianza.

Bono: Durante una entrevista de trabajo, la hipnosis conversacional puede ser igual de efectiva. Cuando la persona con la que está hablando le pregunta: “¿Tiene alguna pregunta?. Simplemente responda”. ¿Qué cualidades cree que debe poseer el candidato ideal? y luego dirija la atención a usted apretando la corbata o arreglando las gafas.

5- Llévatelo a casa contigo

El truco: distorsión del tiempo.

Hechos: Uno de los pioneros de la hipnosis, Milton Erickson, considerado el padre de la psicología clínica, es también el inventor de la distorsión del tiempo. Esta técnica de reorientación permite un cambio de punto de vista por parte de su interlocutor.

Se trata de prolongar la duración subjetiva de los momentos positivos y reducir la duración subjetiva de los momentos negativos. Ideal para romper las defensas de las mujeres jóvenes arrastrándolas a un espacio-tiempo imaginario y haciéndolas sentir bien allí.

Acción: Si sientes que ella es reacia a entrar por la puerta de tu apartamento por miedo a ser una chica fácil, prueba esto: “Cuando recuerdes esta noche dentro de seis meses, recordarás con orgullo tu libertad y espontaneidad”.

Para convencerla de que te acompañe el fin de semana, una frase como “Estoy seguro de que es un fin de semana que se recordará durante mucho tiempo” bastará para hacerla anticiparse a un placer retrospectivo.

Bono: La distorsión del tiempo puede ser utilizada para fortalecer una relación. Según un estudio publicado en la revista Personality and Social Psychology Bulletin, las mujeres son especialmente receptivas a los hombres con los que comparten recuerdos felices (¡aunque algunos sean falsos!).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here