Recubren músculos, tendones e incluso articulaciones, y sin embargo no los conoces, o sabes poco sobre ellos. Estas son las fascias, los tejidos cognitivos que, si se alistan bien, podrían transformar su práctica deportiva, y mucho más.

Para comprender plenamente el surgimiento de la noción de fascias y fasciaterapia, es necesario remontarse a principios de los años ochenta, cuando Danis Bois, un joven osteópata francés, se interesó por lo que entonces se definía en latín como una “tira, tira”. El término “fascia” no es desconocido, ya que el médico fundador de la osteopatía, el Dr. Andrew T.

Sin embargo, ya se ha hecho este tejido “el lugar para buscar la causa de la enfermedad”. Habiendo perdido a tres de sus hijos por meningitis cerebroespinal, se sumergió en un estudio obsesivo e intensivo del cuerpo humano, hasta que teorizó el concepto de osteopatía, fundó su primera escuela en 1892, y declaró de paso que “todos los nervios van y terminan en este gran sistema, la fascia”.

Ignoradas durante mucho tiempo, estas membranas del tejido cognitivos que continúan por todo el cuerpo humano están atrayendo un renovado interés de los científicos internacionales, y los descubrimientos del eslabón fascias-músculos están revelando gradualmente una nueva forma de pensar acerca de la anatomía del cuerpo humano. Aplicada al movimiento, esta red bien conectada podría incluso optimizar nuestra formación.

Nueva arquitectura de la carrocería

Localizar dónde comienza y dónde termina no lo convierte en una definición oficial. Y por una buena razón, ¡no existe!. Las fascias son poco el pariente pobre de la anatomía, que durante mucho tiempo ha favorecido el estudio de los músculos.

Hoy, aunque cada escuela tiene su propia definición, el consenso científico habla de ellas como de un elemento del cuerpo humano, hecho de “tejido cognitivo suelto, agua, fibras y células”. No hemos avanzado más.

Para saber más, el cirujano Jean-Claude Guimberteau, equipado con su endoscopio, filmó lo que vio bajo la piel de sus pacientes durante la cirugía plástica y reconstructiva. Así pudo descubrir esta red de microfibrillas que conectan la superficie de la dermis con las partes más profundas del cuerpo. “Para mí, es una continuidad arquitectónica. Hay tejido conictivo en todos los niveles del cuerpo humano. Por lo tanto, también podemos llamarlo tejido constitutivo, por lo tanto, fascia. Realmente no sabemos dónde está porque está en todas partes, con su sistema de capas que se deslizan entre ellas”, explica.

¿Fascias, percepción teórica o visión real de nuestro cuerpo?. Sin embargo, veinte kilos que separan, cruzan y envuelven nuestros músculos, tendones, órganos y sostienen nuestros huesos deben ser útiles para algo, ¿verdad?. Vamos a cavar un poco más profundo.

El movimiento permanente

A diferencia de la representación anatómica del esqueleto, las raras imágenes de fascias representan una telaraña, continua, acanalada, como una red, organizada en capas superficiales y profundas. Carla Stecco sabe algo al respecto. Este cirujano ortopédico e investigador del Véneto (Italia) publicó en 2014 el Atlas Funcional del Sistema Fascial Humano.

Principalmente documentado en cientos de disecciones, este “mapeo” de las fascias permite comprender las posibles interacciones entre esta envoltura tisular y ciertas patologías, como el dolor de espalda.

Así, los discos intervertebrales, verdaderos amortiguadores entre dos vértebras, no explicarían por sí solos estos dolores crónicos. Durante traumas, malas posiciones, estrés, etc., las fascias se retraen o pierden su movilidad, causando dolor.

Este es precisamente el camino preferido por Robert Schleip, un especialista alemán de la fascia, que estudió una de las más importantes, la fascia toracolumbar. Compuestas de fibroblastos, las fascias producen fibras de colágeno. Pero cuando se produce en exceso, este colágeno se vuelve dañino.

De hecho, los análisis de tejidos de personas cuyos brazos fueron inmovilizados en un yeso durante tres semanas mostraron una proliferación de estas estructuras cognitivas, lo que llevó a pérdidas funcionales. En términos concretos, la actividad física regular sería esencial para mantener nuestras fascias en forma.

La misma tarifa para la mala postura, especialmente en el trabajo. Los automasajes, como los rodillos de masaje o el rolfing, una técnica dinámica que se dirige al tejido conectivo, renovarían las redes de agua de la fascia y estimularían la producción de ácido hialurónico para que puedan recuperar su movilidad.

Más de 1/3 de la fuerza muscular

Las fascias, todavía limitadas al campo de la salud (osteópatas, fisioterapeutas), son cada vez más interesantes para el deporte de alto nivel, pero también para los entrenadores deportivos. Florian Coutellec, ex jugador de rugby, entrenador deportivo de personalidades y preparador físico, es uno de los pocos que se ha formado en fasciaterapia.

Elogia su importancia en las funciones de equilibrio postural y flexibilidad, así como su eficacia en la transmisión de la fuerza. “En su libro (Fascia: The Tensional Network of the Human Body, Churchill Editions), el profesor Peter Huijing demostró que la fascia transmite la fuerza activa del músculo, y que el 37% de la fuerza muscular pasa a través de las fascias circundantes, no necesariamente a través de los tendones”.

¿Algo para que los hombres fuertes mediten?. No es que…. Trabajar en conjunto con sus fascias ayudaría a desarrollar la función sensorial del movimiento, enfatiza el coach. “El movimiento funcional es cuando el cerebro le dice al cuerpo que haga un ejercicio y se ejecuta a sí mismo. El movimiento sensorial es lo contrario. Gracias a la lentitud, el cuerpo envía la información al cerebro. Con la experiencia, se optimiza el gesto técnico, se entrena para leer el propio movimiento”.

Elogia la lentitud

En una era bulímica de noticias, oportunidades deportivas, resultados y rendimiento, la práctica deportiva ha evolucionado considerablemente en los últimos diez años, dejando el campo abierto a los formatos “30 minutos incluyendo ducha” (CrossFit, HIT, HIIT, Grid, Freelytics…).

Sin embargo, si el ritmo es más sostenido, ”la estructura de las sesiones cambia poco”, destaca Florian Coutellec: “en pocas palabras calentamiento, sesión corporal, regreso a la calma. Por lo tanto, estamos hablando de carga de entrenamiento, volumen, series, repeticiones, frecuencia, intensidad, pero ninguna o pocas variaciones de velocidad. Sin embargo, es precisamente este parámetro, combinado con los otros, el que permite acceder a toda la funcionalidad del movimiento”, explica.

¿El entrenamiento de mañana elogiará el entrenamiento lento?. “Sí, pero hay que decir que este diseño aún no ha conquistado la mayoría de las salas de fitness. De todos modos, la “revolución de la fascia” está en marcha”.

Según Christian Courraud, fisioterapeuta experto en fascias y jefe de formación de TMG Concept, una organización de formación en Clermont-Ferrand para profesionales de la salud, el cuerpo y el movimiento, también iría mucho más allá del campo deportivo.

“Gracias a la lentitud, un sentimiento de poder nos conquista. Se siente como si fuera más eficiente, corriendo más tiempo, con menos fatiga. Tenemos acceso a una mayor relajación, a un esfuerzo armoniosamente distribuido”.

Volver al yo

“En resumen: este segundo esqueleto, cableado como una tela de araña viscosa, bien mantenido, estaría dotado de contractilidad, participaría en el alivio del dolor crónico, permitiría una mejor transmisión de la fuerza, tomaría posesión de su movimiento… y mucho más”, según Christian Courraud.

“Con el tiempo, puedes soportar mejor la presión. Hay una fuerza interior que se desarrolla, una estabilidad, una distancia de los acontecimientos. Todo esto sin hacer ningún trabajo mental. Había seguido a un atleta que lanzaba martillos y que estaba realizando importantes ciclos de entrenamiento con pesas”.

“Dijo que ya no se reconocía a sí mismo, tanto que tuvo que mover un cuerpo que ya no se parecía a él. Las sesiones de fascioterapia acompañadas de movimientos lentos y globales le aportaron un estado superior de poder, fluidez, equilibrio, presencia en sí mismo. La fascia es la garantía de la integridad de nuestro cuerpo. El árbitro, incluso”.

3 preguntas a Florian Coutellec, entrenador deportivo

¿Cómo reclutamos fascias?

De hecho, tan pronto como quieras hacer una serie de movimientos, tienes que hacerlos lentamente al principio. Por ejemplo, sus primeras 5 sentadillas: bajará y subirá lentamente, luego tenderá hacia una velocidad normal y concéntrica. Al principio, la lentitud permitirá abarcar y preparar la fascia para este tipo de movimiento.

Sin embargo, la época favorece los formatos cortos e intensos… ¿De hecho, usted ofrece tai chi?

(Risas.) pero no. La intensidad no es incompatible con la lentitud. Los movimientos poliarticulares (sentadillas, rendijas, flexiones, propulsores…) se pueden mantener sin desestructurar el entrenamiento, integrando movimientos lentos al inicio de la serie, realizados en conciencia.

¿Qué hay para nosotros físicamente?

Mayor seguridad, ya que el cuerpo se toma el tiempo para adaptarse al movimiento que le sigue, pero también eficacia en el gesto, gracias a una mejor adaptación sensorial. Déjenme explicar: la lentitud permite acceder al contenido del movimiento.

Si extiende el brazo rápidamente, con un solo movimiento, no sentirá nada. Si lo haces muy lentamente, te tomarás el tiempo para sentir el peso de tu brazo en relación con el aumento de la tensión del hombro, el codo desplegándose, la mano alejándose, y serás capaz de asegurarte de que tienes la amplitud correcta en el momento adecuado, y así tomar mejores posiciones. Así, nos volvemos más precisos, porque estamos más atentos a nuestros cuerpos.

Cómo incorporar fascia: el tutorial de fascia #slowmotion

Para tomar conciencia de esta red fibrilar, el entrenador Florian Coutellec aboga por la lentitud, grabándose a sí mismo, sobre el movimiento más simple: una postura en cuclillas.

1. Graba una postura en cuclillas “habitual”, rápida y en cámara lenta con tu smartphone para comprobar la ejecución. Si el objetivo es la seguridad y la eficiencia, las articulaciones (tobillos, rodillas, caderas, cabeza) deben terminar su movimiento al mismo tiempo y estar sincronizadas.

2. Luego haga el mismo movimiento, con trabajo lento para corregir errores y acostumbrarse a la nueva sensación de movimiento cuando esté perfectamente sincronizado.

3. Vuelva a filmar a velocidad normal para validar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here