La adcción a la internet

Las redes sociales son una gran manera de compartir tus pensamientos, encontrar nuevos entrenamientos y reconectarte con viejos amigos. Sin embargo, ¿cómo sabe cuándo se vuelven pejudiciales?. Aquí hay algunos consejos sobre cómo identificar el uso no saludable de las redes sociales y cómo arreglarlo.

Lucha contra el FOMO

¿Alguna vez te has encontrado navegando en Instagram y queriendo estar en dos lugares al mismo tiempo?. El miedo a quedarse fuera del mundo tecnológico (Fear Of Missing Out) es el aumento de la sensación de ansiedad que alguien siente cuando carece de actividades o eventos sociales.

El sentimiento omnipresente de repliegue ha estado presente durante décadas, pero con las redes sociales se amplifica. Si usted es víctima de FOMO y se vuelve irritable y ansioso, no está solo. Según un estudio publicado en el Journal of Business and Economic Research, casi el 40 por ciento de las personas de entre 12 y 67 años dicen que las redes sociales han aumentado su temor a perderse cosas.

¿La solución?

Ir a las redes sociales con plena conciencia. Cuando veas estas entradas, piensa en por qué no pudiste ir allí o por qué no quisiste participar. ¿Tenía algún compromiso previo?. ¿Has estado allí antes?. ¿Fue sólo porque no querías ir?. ¿Era una cuestión de presupuesto?.

Hay una razón por la que no asistió a este evento. Si el FOMO persiste, decida asistir al siguiente evento. Planee con anticipación bloqueando este día o preparando un presupuesto.

Compárate con tus compañeros

Con las redes sociales a la vanguardia de la sociedad actual, nos enfrentamos constantemente a la perfección: vidas perfectas, hogares perfectos y cuerpos perfectos. A veces, la comparación te motiva a mejorar tu propia vida.

Sin embargo, la comparación social puede tener un impacto negativo en usted. Esto fue demostrado por un estudio publicado en The Journal of Social Media in Society. En otro estudio, 112 mujeres “pasaron 10 minutos navegando por su cuenta de Facebook, leyendo una revista o sitio neutral antes de medir su estado de ánimo, satisfacción con su cuerpo y apariencia (peso, cara, cabello, piel)”.

Entonces se demostró que la gente que navegaba en Facebook estaba de peor humor que los demás. Con acceso a miles de millones de cuentas al alcance de la mano, es fácil para nosotros envidiar la vida que vemos.

¿La solución?

Reconoce que la gente sólo publica en las redes sociales lo que quiere que veas. Por ejemplo, abres Instagram y ves una imagen de alguien con abdominales prominentes y los cuádriceps de un dios griego.

En un instante, empiezas a comparar tus piernas o tus abdominales con los de él sin darte cuenta de que lleva semanas preparándose para una competición de musculación. La comparación es dañina cuando uno comienza a preguntarse por qué no está al mismo nivel. Sin embargo, puede ser beneficioso cuando usted usa su cuerpo para motivarse.

Adicción a las redes sociales

En el mundo de hoy, mantenemos constantemente a nuestro “público” informado sobre dónde estamos, qué hacemos, qué comemos y con quién estamos. ¿Qué puede mantener a los usuarios en una aplicación durante mucho tiempo?. Navegación infinita.

Sin embargo, este no es el aspecto que hace que las redes sociales sean adictivas. Como ser social, tenemos una gran necesidad de comunicarnos y ser validados por nuestros pares. ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo?.

Es muy sencillo: publica una foto, recibe gustos y comentarios y gana seguidores. La cofundadora de Facebook’s like button dijo que ella también había empezado a basar su autoestima en el número de gustos que recibía.

¿La solución?

Desactiva tus notificaciones y limita el tiempo que dedicas a las aplicaciones. Al desactivar las notificaciones push en las aplicaciones de redes sociales, se desactivan las distracciones. Usted podrá concentrarse más en la tarea que está haciendo.

Los dispositivos iPhone y Android permiten a los usuarios limitar el tiempo que pasan frente a la pantalla y el tiempo que pasan en una aplicación específica directamente desde su teléfono. Ve a la configuración de tu teléfono y limita el uso de las redes sociales a 2,5 horas al día. Notarás una diferencia en la calidad de tus interacciones, tus días y tu entrenamiento!

Tu fuente de noticias crea ansiedad

Según Statista, en 2017, había 2.470 millones de usuarios de redes sociales en todo el mundo. Es muy probable que lleguemos a los tres mil millones en 2021. No es de extrañar que muchas de las motivaciones para usar las redes sociales sean mantenerse en contacto con amigos que no se ven, comunicarse con los demás y la presión social.

Según un estudio realizado por RadiumOne, cuando navegamos por las redes sociales, nuestros niveles de dopamina tienden a aumentar y nos sentimos bien. Con cada notificación, las redes sociales se convierten en un refuerzo positivo de nuestra vida cotidiana. Por otro lado, cuando no recibimos gustos o comentarios, se percibe como un refuerzo negativo y luego disminuye nuestra autoestima y bienestar.

¿La solución?

Cuando abra una aplicación, piense en el poste en el que va a aterrizar. Si te trae alegría, continúa siguiendo este relato. Las entradas en tu feed de noticias no deben darte una impresión negativa de ti mismo, incluso si son publicadas por uno de tus amigos.

Si los mensajes de alguien que no te gustan siguen apareciendo, no los sigas más. Al final del día, se supone que tu canal de noticias está lleno de cosas que te hacen feliz.

Información errónea sobre nutrición y entrenamiento

Las redes sociales benefician a la comunidad del fitness de muchas maneras (los entrenadores y dietistas pueden hacer publicidad, usted puede compartir nuevos entrenamientos, recetas y reseñas de productos), pero ¿son realmente beneficiosas?.

Con la prevalencia de las redes sociales y #fitspiration, “Fake News” también se está desarrollando en forma de consejos de salud y nutrición. Según ReferralMD, más del 80% de los usuarios de redes sociales buscan información relacionada con la salud.

Desde tés de desintoxicación hasta dietas militares y sesiones de entrenamiento alocadas, las redes sociales han ayudado a las personas influyentes a difundir un programa “come como yo y entrena como yo para que se parezca a mí”, cuando puede que no sean las personas adecuadas para promoverlo.

¿El aspecto importante que la mayoría de estas personas influyentes y productos/planes/dietas de moda te hacen olvidar?. La salud y la nutrición no funcionan de la misma manera para todos.

¿La solución?

Con este tipo de post que se convierte en viral, es importante hacer preguntas e investigar. ¿Es la persona que publica este contenido un nutricionista o dietista certificado?. ¿Es un entrenador certificado?. ¿Qué conocimientos y habilidades tiene?. ¿Tiene alguna experiencia?. ¿Usa el producto que está promocionando o es sólo un #puff?.

La mejor manera de combatir la desinformación en torno al entrenamiento y la nutrición es buscarlo todo. Sólo siga los consejos nutricionales y de salud de personas en las que confíe y no de un perfil en una red social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here